Diseño animalista

Diseño minimalista, la sencillez en tu oficina

Los espacios de trabajo tienen que ser prácticos a la vez que estimulantes, confortables y tranquilos para que el trabajador desempeñe adecuadamente sus funciones. La sencillez en las oficinas capta todas esas cualidades y por eso el diseño minimalista es una tendencia que se ha ido extendiendo con éxito en el interiorismo laboral.

 

El minimalismo, para comprender este estilo con más claridad, quiere decir minimismo lo que conlleva a resumir los detalles a lo realmente esencial, retirando de nuestro alrededor todos los elementos sobrantes. Esta tendencia minimalista surgió en Estados Unidos a comienzos de la década 1960, influenciado por el diseño tradicional japonés y la arquitectura, y se ha ido fortaleciendo actualmente.

Este estilo minimalista destaca por sus características tan propias y sencillas pero atractivas:

– Colores puros: La pureza y la limpieza son la clave. Por eso, los colores puros y los tonos suaves predominan en el diseño minimalista siendo el blanco el color magistral. El blanco transmite tranquilidad y es ideal para dar la sensación de amplitud y luminosidad en el espacio, algo que también distingue al minimalismo. Entre otras opciones también se incluyen otros colores contagian la tranquilidad del lugar como el beige o un verde claro. Para dar a nuestra oficina un toque más personal, podemos aplicar colores como el negro, el gris o incluso colores vivos a sillas o lámparas.

– Decoración simple: Los objetos o detalles repetitivos que sobrecarguen el ambiente no forman parte de esta tendencia. La imagen visual de la oficina debe ser limpia y transparente que contenga solamente los elementos básicos: sillas, mesas, lámparas, sofás… También puedes añadir alguna que otra planta para dar más vida a tu espacio.

– Texturas planas: Es fundamental que las texturas transmitan serenidad, despreocupación y frescura en el ambiente. Los materiales naturales como la madera, un clásico que representa esta corriente artística, resulta estupenda tanto para el diseño de los muebles como para el suelo de la oficina.

– Mobiliario sobrio: En ocasiones menos es más. El mobiliario de la oficina debe tener formas y líneas limpias, innovadoras, vanguardistas y por qué no, un diseño más futurista y sofisticado.

En López Landa ofrecemos esa simplicidad, armonía, delicadeza y elegancia que compone el carácter del diseño minimalista para transformar tu oficina en un espacio de trabajo en el que los elementos esenciales contribuyan al rendimiento del trabajo.