Cómo promover el reciclaje en la oficina

Conseguir crear unos hábitos de reciclaje en la oficina que contribuyan a la sostenibilidad medioambiental resulta una tarea relativamente sencilla, siempre y cuando sepamos cómo incorporar una serie de medidas concretas. ¿Por dónde puede empezar tu empresa?

La primera acción puede ser colocar diferentes recipientes para los deshechos: por un lado el papel y el cartón, por otro el vidrio y por otro el plástico. Sobre el  papel, también podéis utilizar folios reciclados o reutilizar los habituales para aprovechar ambas caras. La reducción y reciclaje de papel es una de las grandes contribuciones que se pueden ofrecer desde el mundo empresarial.

Otra de las pautas sencillas es la de apagar los ordenadores y no dejar cargadores de móviles o dispositivos electrónicos enchufados, ya que se reduce el consumo de energía. Del mismo modo, apagar las luces de las salas en las que no se esté trabajando y el aire acondicionado o la calefacción cuando la oficina se quede vacía.

También es importante reciclar de manera correcta todos aquellos elementos que requieran de un proceso especial, como pintura, pilas, lámparas, chatarra electrónica o materiales peligrosos. Lo más recomendable es informarse bien y hacerlos llegar a los puntos de recogida especializados.

Un dato importante, que no mucha gente conoce, es que las grapas no son reciclables, por lo que es mejor valerse de clips, que aunque tampoco son reciclables, se pueden reutilizar infinidad de veces.

Además de estas sencillas medidas, las empresas pueden promover políticas de no desperdicio de agua entre sus trabajadores, la utilización de botellas de cristal en lugar de vasos de plástico o el reciclaje de cartuchos de impresora, entre otros.

 

Es tu turno y el de tu oficina, ¿os sumáis al compromiso con el reciclaje?

La música te ayudará a gestionar tu estrés

Debido a la rápida y obligada implantación al teletrabajo, vivimos momentos de estrés derivados de una situación a la que no estamos del todo acostumbrados. Por ello, es importante que encontremos maneras de no dejar que los nervios se apoderen de nosotros. Una de ellas, y muy efectiva, está al alcance de nuestra mano día a día: la música.

Al igual que las melodías más rítmicas nos ayudan a poner nuestro cuerpo en funcionamiento y nos invitan a bailar; los sonidos más melódicos nos llevan a niveles de calma a los que nos cuesta llegar en algunas ocasiones. En ambos casos, la música consigue que el cuerpo genere endorfinas, conocidas popularmente como «hormonas de la felicidad».

El cantante, grupo o compositor es una elección personal, pero para conseguir gestionar el estrés a través de la música debemos seguir unos consejos generales: seleccionar música instrumental, sin letra que distraiga nuestros sentidos; crear un ambiente idóneo, sin interrupciones; y escuchar mínimo unos 15 minutos, mientras intentamos dejar la mente en blanco.

No permitas que el estrés se apodere de ti y disfruta de la música como nunca.

 

 

¿De verdad las pausas activas ayudan a mi productividad?

Las largas jornadas laborales en la misma postura y cumpliendo con la misma tarea puede traer problemas de salud a medio y largo plazo a los trabajadores. Dolores físicos en las manos o en la espalda, contracturas, tensión en el cuello, dolor de cabeza… Son solo algunos de los ejemplos que podemos evitar si cada día incluimos en nuestra rutina un par de pausas activas.

Llamamos pausa activa a los momentos de la jornada laboral en los que nos separamos por unos minutos de la pantalla y nos dedicamos a hacer ejercicios de movilidad o estiramientos, ya sean de tonificación o aeróbicos de baja intensidad. Tras ellos, podemos continuar con nuestras tareas sin sentir fatiga o cansancio.

Al contrario de lo que se creía históricamente, además de sus beneficios físicos, se ha demostrado que las pausas activas también ayudan a desarrollar la creatividad en momentos de agobio y a mejorar la actitud de los trabajadores, quienes disfrutan de unos minutos para evadirse de los problemas derivados del día a día laboral, tal y como reconocen la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Estos mismos organismos proponen que cada dos o tres horas laborales la plantilla se tome unos 10 minutos para subir y bajar escaleras, ejercitar la respiración, masajearse el cuello y los hombros o estirar las articulaciones, entre otras ideas.

 

¡Encuentra tu técnica y rompe con la rutina 15 minutos durante tu jornada!

 

 

Ideas funcionales para montar tu oficina en casa

Convertir una de las habitaciones de nuestra casa en una oficina o un pequeño despacho es una práctica de moda que se remonta a un tiempo atrás; ya antes de que Europa viviera este estado de aislamiento. Como debido a la cuarentena miles de trabajadores se han visto obligados a acelerar la reforma y habilitar en sus viviendas un espacio de trabajo tranquilo, te damos algunas ideas para montar una oficina funcional en tu hogar.

La primera decisión y la más importante es elegir el lugar. Si tienes en casa algún cuarto independiente, perfecto. Si no es así, puede venir bien alguna esquina de otra habitación que haya quedado vacía o en la que nunca hayas sabido qué poner. Para evitar distracciones, lo mejor es que no se trate de un lugar de paso.

Una vez seleccionado el espacio, llega el momento de delimitarlo. Separarlo, aunque sea mediante una decoración diferente del resto de la casa, te ayudará a concentrarte y a apartar lo personal de lo profesional. Puedes utilizar alfombras, baldosas de diferente color o incluso una estantería baja, que también te servirá para organizar tu material de oficina. Si ni así ves resultados satisfactorios, también puedes hacerte con un biombo, que no aislará el sonido, pero te dará la sensación de espacio de trabajo cerrado.

Por último, la decoración. Es fundamental para tu salud física que encuentres una mesa con el tamaño y la altura recomendable y una silla ergonómica en la que trabajar en una postura correcta. Además, puedes añadir una planta, que aporte al espacio un toque de color y vida; una lámpara, por si no tiene la suficiente iluminación; y archivadores con acabados originales, que formen parte de la decoración a la vez que te sirven para organizar tus documentos.

Ahora sí, puedes aprovechar tu tiempo de trabajo en casa y concentrarte durante tus horas de oficina.

Medidas para teletrabajar de forma segura y eficiente

Miles de personas han arrancado con el teletrabajo debido a la situación que ha provocado la expansión del coronavirus en Europa, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, desde donde promueven esta práctica en todos aquellos casos que sea posible.

No obstante, no podemos obviar que una mala gestión del teletrabajo puede suponer la caída de la productividad y un riesgo cibernético para los documentos confidenciales de nuestra organización. Es por ello que los expertos recomiendan una serie de pautas que debemos incorporar en nuestras semanas laborales desde casa. ¿Quieres saber cómo puedes crear un ambiente de teletrabajo eficiente y seguro? Sigue leyendo y descubre algunos consejos:

 

Habilitar medidas de teletrabajo seguro

Acceder mediante identificación en los equipos a control remoto es una buena práctica a la que debemos acostumbrarnos. Los ciberataques no son inusuales, es por ello que resulta fundamental crear infraestructuras de trabajo que nos den garantías tanto de productividad como de seguridad.  Ahora que el teletrabajo se ha impuesto por primera vez en muchas empresas es recomendable recordar a los trabajadores las pautas mínimas de seguridad en su día a día para evitar ciberdelitos. Una de las medidas más efectivas es trasladar los equipos de trabajo al hogar, de forma que se mantengan todos los protocolos que nuestros ordenadores personales pueden no poseer. Además, si se activa por primera vez el trabajo en la nube, se deben establecer roles, ya que no todos los trabajadores necesitan los mismos accesos a la información.

 

Mantener nuestras rutinas

En el día a día asimilamos rutinas y comportamiento que ayudan a que nos centremos en nuestro trabajo: ir a la oficina, alejar distracciones como los mensajes personales o la música demasiado alta, etc. Para asegurarnos de que el teletrabajo da sus frutos debemos continuar con estos hábitos. A pesar de la obligación de mantenernos en casa, lo mejor es mantener un horario de trabajo concreto, en la medida de lo posible, que nos permita conocer el inicio y el fin de nuestras labores, con el objetivo de no distraernos en exceso en otras tareas que no incluiríamos en nuestra jornada en la oficina. Por ejemplo, no es recomendable echar una siesta si durante tu día a día ‘normal’ no lo harías.

 

No caer en la trampa de trabajar en pijama

Es una gran tentación, por eso debemos hacer un gran esfuerzo para no caer en ella. Según los últimos estudios de la Universidad de Pensilvania, publicados por la American Psychological Association, «la falta de socialización con los compañeros puede llevar a la aparición de comportamientos inadecuados desde el punto de vista social». Para ello, uno de los consejos más recurrentes es no abandonar nuestros hábitos sociales; es decir, levantarnos a la misma hora, ducharnos y vestirnos, para no caer en la apatía.

 

Encontrar un lugar bien iluminado y ventilado

Durante estos días, tu casa será el lugar de relax, pero también el lugar de trabajo, por eso es importante que encuentres espacios que separen estos dos escenarios opuestos. Lo ideal es un buen escritorio, con una silla que te permita una postura adecuada para trabajar, buena iluminación y ventilación. Es preferible que el espacio escogido esté lejos de televisores y zonas de tránsito, para evitar distracciones e interrupciones.

 

Comunicarnos de forma efectiva

Uno de los grandes retos del teletrabajo para cualquier empresa es encontrar la forma de comunicarse con el equipo de forma efectiva. En este punto, cada miembro debe hacer un esfuerzo añadido para formular bien sus dudas, necesidades y ocupaciones. Además del correo electrónico, es recomendable contar con alguna herramienta de comunicación instantánea, como Slack o Hangouts, que permitan una interacción rápida entre todos los miembros del equipo que trabajen en cada proyecto.

 

 

Teletrabajar de forma eficiente es posible si contamos con los medios adecuados y buena disposición.

¿Por qué colocar un jardín vertical en tu oficina?

Como hemos hablado con anterioridad en nuestras noticias, incluir espacios verdes en las oficinas supone una gran cantidad de beneficios tanto para la salud mental, como física, pero también para la sostenibilidad y el medioambiente que se ven beneficiados por esta práctica tan de moda en otros países.

La instalación de jardines verticales en las oficinas y edificios corporativos, además de dar vida a paredes y espacios inutilizados, mejoran la calidad de vida de las personas que trabajan en ellos, reducen costes en materia energética y además contribuyen a un mantenimiento sostenible y respetuoso del medio ambiente.

Primero, debemos hacer un análisis en el que buscaremos cuáles son los espacios más adecuados para la instalación de estos jardines, tras ello, buscar cuáles son las plantas más adecuadas.

 

–       Los jardines verticales reducen el nivel de CO2 porque filtran las partículas de dióxido de carbono y las transforman en oxígeno contribuyendo a la purificación del aire.

–       También reducen costes en climatización ya que ayudan a regular la temperatura de los espacios suponiendo un ahorro energético y económico.

–       Además reducen la contaminación acústica ya que son capaces de absorver el ruido ambienta generando espacios mucho más tranquilos y silenciosos,

–       Por último sirven como barrera al fuego, ya que acumulan una gran cantidad de humedad y pueden servir de retén a las llamas.

Todas estas características, sumadas a otras como la estética dotan a las oficinas de una valor añadido que supone una serie de beneficios sociales, económicos y ecológicos que sirven para favorecer la biodiversidad de los entornos urbanos.

Entornos de trabajo más flexibles para padres y madres millennials

Los jóvenes pertenecientes a la generación Millennial o también llamada Generación Y, comienzan a ocupar cargos importantes dentro de las empresas, tras mantenerse como una de las generaciones mejor preparadas y sus hábitos, de gran impacto en la cultura del lugar de trabajo, influirán, y mucho, en la concepción de las oficinas del futuro. Se prevé que en 2025, este grupo demográfico (nacido entre 1979 y 1994) ocupe más de el 75% de la población activa.

Los cambios que ejercerán los padres y madres millennials están básicamente relacionados con la cultura del bienestar en el trabajo, tratando de alcanzar el difícil equilibrio entre la vida laboral y la personal. Una encuesta realizada a más de 2000 padres revela que estos demandan condiciones de trabajo más flexibles tras ser padres, sin embargo a 4 de cada 10 se les negó esta solicitud.

Los puntos sobre los que se sostienen las demandas de esta generación responden a las siguientes inquietudes dentro de las oficinas:

 

–       Trabajo flexible: Flexibilizar el trabajo supone una solución sensata, que garantiza al mismo tiempo que los trabajadores dispongan de sistemas remotos para poder trabajar desde casa y autogestionarse los horarios/calendarios, documentos, proyectos y plazos.

 

–       Espacios para niños en las oficinas: Muchas de las grandes corporaciones incluyen guarderías que permiten la lactancia o simplemente un ahorro de tiempo en padres que ven con dificultad cuadrar los horarios para llevar a los niños a una guardería y llegar a tiempo a la oficina.

 

–       Apoyo a la salud mental: Muchos padres se sienten culpables de no llegar al equilibrio entre la vida laboral y personal. Por ello una política de buena salud mental asegurará que los trabajadores y trabajadoras se sientan escuchados y satisfechos lo que promoverá un lugar de trabajo atractivo.

Beneficios de la risoterapia en el ámbito laboral

Risa y trabajo pueden parecer términos opuestos, pero nada más lejos de la realidad. Pasamos en la oficina 40 horas a la semana, por lo que crear un ambiente agradable es fundamental para garantizar nuestro bienestar. Tal y como ha demostrado el estudio 360 Wellbeing Surbey de 2019, reírse es una de las acciones que más estrés libera. Por ello, la risoterapia es una de las nuevas actividades que se están abriendo paso entre las experiencias de team building de las corporaciones. Descubre todos sus beneficios:

 

Genera confianza: cuanto más nos reímos, más tranquilos y seguros nos sentimos. Esa tranquilidad resulta el escenario perfecto en el que desarrollarnos laboralmente sin presiones añadidas.

Activa la hormona de la felicidad: crea un estado de bienestar corporal que reduce los niveles de estrés. Gracias a la risa segregamos endorfinas, dopamina, serotonina y adrenalina, por ello se suele decir que es como «un analgésico natural».

Ayuda a dormir mejor: disminuye la tensión arterial, aumenta los niveles de oxígeno en sangre y alivia los dolores de espalda al liberar la tensión de la columna vertebral. Una persona descansada, es una persona motivada y productiva.

Consigue que nos centremos en el momento y el lugar en el que nos encontramos: llevarse los problemas personales al trabajo y los del trabajo a casa es uno de los motivos por los que más a menudo nos desconcentramos. La risoterapia nos ayuda a ser conscientes del aquí y el ahora.

Logra equipos unidos: la risoterapia nos saca de la dinámica de emails y llamadas en la que estamos absortos, para reconectarnos en persona con nuestros compañeros y compañeras.

 

Por todo lo anterior, la risoterapia se está convirtiendo en una de las herramientas de team building estrella entre organizaciones de todo el mundo.

La gamificación para crear equipos de trabajo eficientes

En una sociedad con cada vez más estímulos resulta fundamental encontrar nuevos métodos de concentración y motivación. Ante este reto se encuentran grandes y pequeñas empresas de todo el mundo, que cada día perciben de mayor importancia dar con soluciones creativas que lleven consigo un crecimiento tanto de sus empleados como de sus objetivos laborales. Así tomó forma hace unos años la gamificación.

Conocemos como gamificación al uso de las mecánicas de juego en actividades no recreativas; es decir, a la
técnica de trasladar la forma en la que funcionan los juegos al ámbito empresarial, con el propósito de potenciar los objetivos de la organización. 

Son justo estas mecánicas de juego las que aportan experiencias motivadoras para los participantes y despiertan sensaciones de competitividad y búsqueda de la excelencia.

Entre los puntos fuertes de la gamificación se incluyen los siguientes:

– Aumento de la productividad: se establece un sistema de logros y recompensas que consigue que los trabajadores rindan mejor.

– Fomento de la motivación: la competitividad genera la necesidad de encontrar nuevas ideas que ayuden a resolver los problemas que se plantean en el juego y en sus labores reales.

– Mejora de la comunicación interna: favorece el intercambio de opiniones e ideas entre compañeros.

– Ayuda con el trabajo en equipo: los juegos establecen normas y niveles de organización que, además de apoyar el trabajo en grupo, consiguen crear lazos de unión más fuertes.

La gamificación cuenta con cada vez más adeptos dentro de las organizaciones que buscan nuevos métodos innovadores y eficaces para sacar lo mejor de cada uno de sus trabajadores. Motivación, creatividad, desarrollo
personal… ¡Que empiece el juego!

Una buena alimentación como clave para frenar el estrés laboral

El estrés laboral es un fenómeno cada vez más frecuente entre trabajadores de todas las edades. Su aumento se da en tipos de trabajo muy diferentes y con condiciones y dinámicas dispares. Afecta en gran medida al bienestar físico y psicológico del trabajador, a sus rutinas y también a su tiempo de ocio; y, además, puede deteriorar el clima dentro de la propia empresa. Entre los factores que ayudan a frenar este problema, el más aplicable al día a día es una buena alimentación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la encontrar la felicidad en el trabajo no consiste únicamente en disponer de un lugar cómodo, la dieta también influye. Por ello, recomienda reducir la ingesta calórica procedente de grasas durante el horario laboral, aumentar el consumo de frutas, legumbres, cereales y frutos secos y controlar tanto el azúcar como la sal.

En cuanto al café, se trata de un arma de doble filo. La recomendación no pasa por eliminarlo de forma drástica de los patrones alimenticios; sin embargo, sí conviene controlarlo en aquellas jornadas de nerviosismo acusado, ya que aumenta la frecuencia cardiaca y la presión arterial, lo que puede desencadenar altos niveles de ansiedad.

Las pautas en esta línea también incluyen aumentar a cinco el número de comidas diarias, ya que, además de dar forma a una dieta equilibrada y favorecer el aporte de energía, ayuda a romper el ciclo de estrés. Y, por último, pero no menos importante, beber dos litros de agua al día, ya que la deshidratación provoca en sí misma estrés
físico.